lunes, 14 de mayo de 2012

Un loft en paris

La familia Bonnard quedó cautivada por las impresionantes vistas de este piso en el distrito 10 de París nada mas verlo.  
Así que decidieron  que ese sería su hogar , se tiraron tabiques creando un gran espacio común y los dormitorios , sacando a la luz la estructura de hormigón y alguna pared de ladrillo.
Piezas industriales se mezclan con otras heredadas de familia y con algunas de diseño contemporáneo ,creando un ambiente único con los colores blanco , negro y gris como base de este loft espectacular.






australian design


10 comentarios:

BEACH & EAU dijo...

Publiqué yo en mi blog esta casa la pasada semana,pero desconocía alguna estancia que tu publicas en la tuya y que me reafirma en que es una casa genial!!!!!!!¿verdad?Un saludo y encantada de coincidir en "gustos".

Alba dijo...

Que espacios, que luz y que suelo! Es curioso pero siempre que voy a ver pisos y casas siempre empiezo a tirar tabiques "imaginariamente hablando", me encantan los espacios abiertos donde toda la vida se comparte.
Un abrazo!

Ana dijo...

me encantan los colores que han elegido para las paredes... y ¿qué clase de familia tenían estos que les dejan estas mueblijoyas como herencia?

Bronte dijo...

Ay... ¡Quien pillara un Loft en Paris! bueno, cualquier cosa en París, porque me enamora la ciudad... Pero este Loft es francamente increíble, me encanta.

Srta. Moneypenny dijo...

Le falta... le falta... un toque... infantil, me voy a pasar con los niños, chao.
Un besito. Es precioso¡

Nica dijo...

Pero que espectacularidad!!! Yo quiero... Y en París!

Feliz semana guapa.

AtelierDecor dijo...

Es una casa muy interesante, los espacios, los muebles, todo muy cautivador!

Maru dijo...

Una maravilla! los pisos son fantásticos,los espacios, las vistas y además, en Paris!
Buena semana!

deleite dijo...

Me ha encantado la luz, los ventanales y las vistas.
El estilo no me va mucho pero sin duda esta lleno de detalles muy interesantes.
besos

parisXVdecoracion dijo...

Preciosa!! La mesa de la cocina me vuelve loca...